lunes, 3 de julio de 2017

AMANCIO ORTEGA ESTRENA SUPERYATE DE 30 MILLONES


YATES DE LUJO

http://www.expansion.com/nauta360/yates-lujo/2017/07/01/5956d23e22601d13768b461b.html


La embarcación Drizzle, propiedad ahora de Amancio Ortega, durante un...
La embarcación Drizzle, propiedad ahora de Amancio Ortega, durante un fondeo. | Feadship | LOC




Amancio Ortega se ha dado (por fin) su primer capricho de magnate y se ha comprado un barco de más de 30 millones, el más grande y lujoso que le hemos visto nunca disfrutar a un empresario español, teniendo en cuenta que El Pocero tuvo que vender su preciado Clarena II por la crisis al poco de botarlo. El nuevo yate de Ortega su antiguo propietario lo bautizó como Drizzle.
Esta semana los paparazzi cazaban al dueño de Inditex dándose un chapuzón en la Costa Azul junto a su familia a bordo del Drizzle (llovizna en inglés), una joya de los mares de 67 metros de eslora y 11 de manga (el de El Pocero tenía 72 metros y lo vendió por 58 millones).
Extrañó no verle a bordo del Valoria, su yate de siempre y que hasta este mes de mayo ha tenido amarrado en el puerto de Sanxenxo, pues esta primavera fue exportado, afirma Capitanía Marítima de Portonovo (Pontevedra).
Valoria es el nombre del pueblo natal de su madre, Josefa Gaona, y el yate con el que Ortega ha viajado con su clan por todo el mundo estos últimos años (lo compró en 2004). Sin embargo, esta embarcación se trata hoy de un barquito en comparación con su nuevo yate.
Valoria cuenta con apenas 31,50 metros de eslora y 6,38 de manga y fue vendido en marzo a través de la empresa de brokers náuticos Camper & Nicholsons International. Rebautizado Antares, Valoria, que costó seis millones, podría haber alcanzado un precio de venta de unos dos y medio hasta cuatro millones, según fuentes consultadas del sector, después de haber pasado este invierno reparándose para su exportación en el astillero Atollvic de Moaña (Pontevedra).
Ortega disfruta en estos momentos en el Mediterráneo con su familia y amigos de su nuevo yate. Ahora mismo el Drizzle están surcando las calmadas aguas de Mónaco, Cannes, Niza... El tercer hombre más rico del mundo, con una fortuna de 74.200 millones de euros (última cifra de Forbes), tiene 80 años pero su estado físico es envidiable.
Los Ortega disfrutan juntos del verano ajenos a las rebajas que comenzaron ayer y también a las recientes -e incomprensibles- quejas de diversos colectivos contra la donación de 320 millones a la sanidad pública española para paliar el cáncer por parte de la fundación Amancio Ortega.

PRIMER GRAN CAPRICHO SOBRE EL MAR

Drizzle es el primer alarde de riqueza que le vemos al dueño de Inditex, un hombre discreto al que pusimos cara por primera vez en 2001. Botado en 2012, fue construido por el astillero Feadship y sus líneas exteriores fueron trazadas por los holandeses De Voogt Naval Architects. Otra gran fortuna que encargó su mansión flotante a Feadship fue Steve Jobs, que diseñó el yate Venus junto al diseñador Philippe Starck pero falleció antes de que se terminara.
Drizzle tiene un desplazamiento de 1.600 toneladas y puede alojar a una decena de pasajeros:dos en el camarote del armador y el resto de invitados en cuatro camarotes dobles. El cliente que encargó el yate al astillero se preocupó por el bienestar de la tripulación, algo poco habitual, por lo que los 18 tripulantes disfrutan de comodidades. En el centro de la embarcación se ubicó una gran escalera para acceder con facilidad a la cubierta superior, un espacio diáfano concebido para disfrutar al aire libre. En popa hay otras dos cubiertas para el esparcimiento con mesas, sofás, tumbonas...
Respecto a los interiores que ordenaron los propietarios originales del Drizzle, se sabe que es un trabajo de Redman Whiteley, estudio que apostó por una decoración contemporánea y rica en detalles ornamentales, ya que el objetivo era crear ambiente de segunda residencia. No obstante, puede que las entrañas del yate sean diferentes ahora pues, cuando un superyate cambia de manos, los nuevos dueños suelen solicitar reformas.
Con casco de acero y superestructura de aluminio, Drizzle está propulsado por dos motores MTU de más de 2.000 caballos de potencia. Tiene un depósito de 140.000 litros de combustible diésel, es decir, a un euro el litro, llenarlo cuesta unos 140.000 euros.
La embarcación tiene bandera de conveniencia, en concreto de la isla de Malta, y está amarrado todo el año en el puerto de La Valeta. No tiene bandera española, aunque quizás se esté tramitando, ya que según la web de Camper & Nicholsons lo han vendido este año, al igual que el Valoria que, en cambio, prosigue con bandera española. "Las banderas de conveniencia son muy habituales, ya que las leyes en España son más restrictivas y exigen un pago mayor de impuestos. En el caso de Ortega, no creo que mantenga la bandera por eso. Un yate tan grande es mejor tenerlo en el Mediterráneo o en el Caribe, no vas a navegar por la Costa Da Morte a bordo de ese bicho".
El Valoria, por ejemplo, pasaba más desapercibido en Sanxenxo. Fabricado en 2002 por los italianos Maiora Yachts, compañía fundada en en los años 80, tiene tres camarotes dobles, tres individuales y una suite.

REGRESO AL DRIZZLE TRAS NAVEGAR EN 2016

Pero no es la primera vez que Ortega navega en el Drizzle. El año pasado pasó unos días de vacaciones en el yate, pero nadie reparó en que podría tratarse de su nueva embarcación. El diario italiano Repubblica publicó en agosto de 2016 unas fotos del gallego en la isla de Ischia, en el Golfo de Nápoles. Le vieron cenando con amigos en el restaurante Indaco, del Hotel Regina Isabella, de una estrella michelin. Al parecer, después pusieron rumbo a la Costa Amalfitana.
Quizás esa travesía pudo servirle para decidirse a comprar el barco. Es habitual navegar con el propietario anterior, testarlo antes de cerrar el trato.
De aquella primera lancha ochentera de Ortega, llamada Valoria I, de cuatro metros de eslora y que aún consta en el registro de Sanxenxo, al megayate Drizzle hay distancia. Toda una metáfora de la evolución de Ortega como empresario y de Inditex como compañía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario